Energías limpias

La Razon / Las sociedades de hoy funcionan con base en energía, elemento imprescindible para el crecimiento de toda economía. Y es que además de impulsar vehículos e iluminar hogares, la energía es el único insumo presente en la cadena productiva de la mayoría de los bienes y servicios, desde la elaboración de alimentos, pasando por prendas de vestir, hasta complejos aparatos electrónicos.

Por este motivo, los Estados hacen grandes esfuerzos para que llegue a todos los hogares y abastezca a las industrias. Por ejemplo, desde hace años el Gobierno ha gastado mucho dinero para subvencionar los carburantes en el país, que benefician a los vehículos a diésel y gasolina, pero también con la provisión del gas domiciliario de petróleo (GLP). Según datos oficiales, el TGN erogó para tal efecto $us 1.060 millones solamente en 2013. Además de esta elevada subvención, cabe recordar que los carburantes contribuyen grandemente a la contaminación atmosférica, pues generan dióxido de carbono, el principal responsable de la polución y del cambio climático.

Por otro lado, días atrás, el Presidente del Estado anunció que el Ejecutivo piensa invertir cerca de $us 2.000 millones para desarrollar energía nuclear en el país, justamente por la importancia de este insumo, mencionada líneas atrás. No obstante, si bien este tipo de energía no contribuye al calentamiento global, su naturaleza radiactiva es muy peligrosa. Por caso huelga recordar el accidente de Chernóbil en 1986, con repercusiones terribles para el medio ambiente y la salud de millones de personas en Ucrania, que incluso hoy siguen afectando a la región. De igual manera, el terremoto que asoló a Japón en 2011 puso en evidencia que ni los mejores esfuerzos de protección pueden garantizar la seguridad a la hora de gestionar las plantas nucleares.

Frente a estas fuentes de energía, contaminantes y riesgosas, se yerguen las denominadas “energías limpias”, como las que producen los paneles solares o los parques eólicos. Si bien su desarrollo en el país aún está en ciernes, bien vale la pena invertir en ellas, pues además de evitar riesgos innecesarios y reducir la polución, no necesitan ser subvencionadas y son renovables, condiciones esenciales para garantizar la soberanía energética.

Uruguay es un buen ejemplo de que una revolución en tal sentido es posible. Actualmente el 84% de su electricidad viene de recursos propios como el viento, el sol, la lluvia o la quema de desechos de los cultivos agrícolas; y según estimaciones del Gobierno charrúa, las energías verdes alcanzarán pronto el 40% de la matriz energética local, cuando el promedio mundial no supera el 17%. Para lograr este cambio, Uruguay hizo de las energías limpias una política de Estado en 2010, y en los últimos tres años ha invertido cerca de $us 2.500 millones en parques eólicos. Un enfoque sin duda visionario y saludable que se debería emular por estos lados.

Uruguay busca lograr 50 por ciento de energía por fuentes renovables

La Habana, 6 oct (PL) Uruguay tiene por meta alcanzar en el año 2015 un 50 por ciento de la matriz de generación energética mediante fuentes renovables, señaló hoy una experta de ese país en un taller internacional sobre el tema en Cuba.

La economista Paula Cobas, del Ministerio de Industria, Energía y Minas, afirmó a Prensa Latina en el Palacio de Convenciones de La Habana, sede del foro, que en el caso de la matriz eléctrica ese porcentaje debe superar el 90 por ciento.

La especialista dijo, además, que su país programó una incorporación para 2015 de 30 por ciento de energía eólica y 20 por ciento de energía proveniente del uso de la biomasa. Se trabaja también -agregó- en nuevos proyectos para incorporar otras fuentes, como la geotérmica y la mareomotriz.

Señaló Cobas que en Uruguay tienen casi 400 megawatts instalados de generación eléctrica a partir de la biomasa, la mayor parte de ellos asociados a la industria de la celulosa.

Uruguay -afirmó- es uno de los países más avanzados en los temas de energías renovables en América Latina, y desde el año 2008 trabaja en una política energética a corto, mediano y largo plazos.

El taller internacional sobre energías renovables, que sesiona esta semana en Cuba, tiene por objetivo divulgar los resultados en la gasificación de la biomasa forestal para generar electricidad en la Isla de la Juventud.

Entre los participantes del encuentro figuran expertos de Argentina, México, República Dominicana, Holanda, Austria y Brasil, entre otros países.

Planta mareomotriz de Rance (Francia)

En el estuario del río Rance, EDF instaló una central eléctrica con energía mareomotriz. Funciona desde el año 1966 y produce electricidad para cubrir las necesidades de 225.000 habitantes, equivalente a una ciudad como Rennes (el 9% de las necesidades de Bretaña). La central en sí tiene 390 m de largo y 33 de ancho. Está constituida de 24 turbinas de tipo “bulbo” con generadores de 10 MW cada una, por las que pasa un caudal total de 6.600³ m por segundo. Dispone de un embalse de 22 km² que alberga 184.000.000 m³ de agua regulada por 6 compuertas de 10 m de alto por 15 de ancho.

La planta mareomotriz es una central hidroeléctrica reversible, que aprovecha tanto la marea alta como la marea baja ya que sus turbinas funcionan en ambos sentidos, en la fase de llenado y de vacíado del embalse. Las turbinas permiten también bombear agua: en marea baja, la planta funciona “al revés” y bombea agua de mar para elevar todavía más el nivel de agua del embalse. El bombeo permite aumentar la producción porque aumenta la altura de la caída de las aguas y disminuye el período de tiempo entre la pleamar y la bajamar.

La presa de 750m de largo cierra el estuario del río y comprende una esclusa que permite el paso de unos 20.000 barcos al año. Una carretera con un tráfico medio de 30.000 vehículos al día (hasta 60.000 en verano) aprovecha su recorrido para unir los pueblos de Saint-Malo y Dinard.

El coste del kwh resultó similar o más barato que el de una central eléctrica convencional, sin el coste de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera ni consumo de combustibles fósiles ni los riesgos de las centrales nucleares (13 metros de diferencia de marea).

El impacto ambiental fue bastante grave, como aterramiento del río, cambios de salinidad en el estuario en sus proximidades y cambio del ecosistema antes y después de las instalaciones.

Otros proyectos exactamente iguales, como el de una central mucho mayor prevista en Francia en la zona del monte Saint-Michel, o el de la bahía de Fundy, en Canadá, donde se dan hasta 15 metros de diferencia de marea, o el del estuario del río Severn, en el Reino Unido, entre Gales e Inglaterra, no han llegado a ejecutarse por el riesgo de un fuerte impacto ambiental.

¿Cuántos metros de diferencia tiene el Rio de la Plata o su estuario? ¿Lo van a poner en Punta del Este el dique para el embalse?

Alstom, en su carrera por desarrollar la energía mareomotriz, presenta una nueva turbina de 1,4 MW de potencia

Publicado el 07/10/2014

El mercado potencial de la energía mareomotriz podría alcanzar entre los 50 y los 100 GW en todo el mundo, pero todavía la tecnología está en pañales. Y una de las multinacionales más avanzadas es la francesa Alstom que ha presentado una nueva evolución de su turbina mareomotriz. Es la turbina OceadeTM de 1,4 MW, con un mayor rendimiento, rentabilidad y mejor mantenimiento.

La energía solar y la eólica ya son una forma extendida para la obtención de energía limpia, pero existe una zona hasta ahora sin explotar y que tiene un gran potencial: la energía procedente de las olas. Ya os contábamos hace unos días que la densidad de energía del agua es 800 veces mayor que la del viento. Por eso, la potencialidad de las energías marinas es enorme si tenemos en cuenta que los océanos cubren el 71% de la superficie de la Tierra. La energía mareomotriz en concreto, podría abastecer a 150 millones de hogares en todo el mundo.

Según la Agencia Internacional de la Energía, el mar puede generar más de 93.000 teravatios hora (TWh) de potencia. En concreto, la energía generada por plantas mareomotrices en todo el mundo se estima que rondan los 800 Teravatios hora (TWh) al año. Esto supone casi el 25% de la demanda total de energía alemana y equivale a un 4% del consumo mundial. Las regiones costeras con fuertes corrientes marinas como en el Reino Unido, Canadá, Francia y Asia oriental ofrecen gran potencial para la utilización de esta tecnología.

 

Plataforma Oceade

127833-MedRes-1MWtidalstreamturbinesinstallation-MG8573Con el desarrollo de la plataforma Oceade™, Alstom quiere ofrecer tecnologías que permitan reducir el precio de la electricidad y maximizar la utilización de los recursos de las corrientes de las mareas, de acuerdo con las distintas condiciones locales (velocidad de la corriente y profundidad).

En 2013, Alstom instaló con éxito una turbina mareomotriz de 1 MW en en el Centro Europeo de Energía Marina (EMEC) ubicado en Orkney, al norte de Escocia. Alstom sigue probando esta turbina, que ya ha llegado a la potencia nominal de 1 MW, demostrando su capacidad de funcionamiento autónomo, y habiendo generado más de 500 MWh, energía suficiente para abastecer a 600 hogares.

Características técnicas

Con un diámetro de rotor de 18 metros, la turbina OceadeTM tiene una potencia nominal de 1,4 MW y tres palas de movimiento variable. La góndola es inteligente, es decir, puede rotar sobre su eje en función de la dirección de la marea, gestionando la pleamar y la bajamar de forma independiente y maximizando la producción de energía. El diseño de las aspas permite modificar su posición para controlar la carga de la turbina y optimizar las condiciones de las corrientes en el emplazamiento.

Está equipada, además, con módulos plug-and-play sobre raíles, accesibles a través de una escotilla de inspección en la parte trasera de la góndola, lo que permite un ensamblaje más rápido y un mantenimiento más sencillo. Además, su capacidad de flotación permite el remolque hasta el emplazamiento operativo. Esto reduce significativamente los costes de operación y mantenimiento dado que no se necesitan buques y buzos especializados, al tiempo que se acorta notablemente el tiempo de instalación o retirada de la turbina.

Comentario de MFAEB

 

¡Qué complicado es ver las cosas sencillas y que sencillo es hacer las cosas complicadas!

Mi sistema de Hidroeléctrica Marítima es sencillo, pero solo una instalación simple puede producir más de 1,4 MW

¿Cuántas hélices de aerogenerador necesitan para producir 130 MWh?

¿Cuánto capital precisan para producir más de 130 MWh?

¿Qué personal o medios auxiliares precisan para el mantenimiento de esas hélices aerogeneradores?

MFAEB con 1 generador produce 130 MWh con una inversión recuperable en 6 meses y con el personal cualificado de una hidroeléctrica fluvial.

Pero claro, las empresas multinacionales pueden pagar comisiones elevadas a los funcionarios gubernamentales, hacer concesiones millonarias y exponer elocuentes palabras respaldadas por diplomas de ingenieros, todo para poner un complejo sistema, caro y poco productivo.

¿Qué puedo hacer contra eso?

Solo esperar a que alguno tome conciencia y se percate que las cosas sencillas producen más energía o tanta energía como una hidroeléctrica fluvial, con menos aniquilación del medio ambiente y con menor coste de obra civil.