Un proyecto que va con la naturaleza

Valhalla: Un proyecto que va con la naturaleza

MFAEB

¿Está seguro usted que es un proyecto Chileno?

Este es un proyecto de Ustedes:

Proyecto

Espejo de Tarapacá

Espejo de Tarapacá (EdT) – uno de los proyectos de infraestructura más innovadores a nivel mundial – consiste en una central hidráulica de bombeo de 300 MW que opera con agua de mar, ubicada aproximadamente 100 kilómetros al sur de Iquique. Es en esencia un enorme sistema de almacenamiento de electricidad que permitirá eliminar, a un bajísimo costo, la intermitencia de fuentes renovables no convencionales – como la energía solar.

El proyecto aprovecha las excepcionales características geográficas del Desierto de Atacama para implementar una central hidráulica de bombeo prácticamente natural: un terreno marcado por un farellón costero de gran altura, muy próximo al océano, y que en su parte superior cuenta con concavidades naturales*, idóneas para el almacenamiento de agua de mar.

Lo anterior minimiza el impacto medioambiental y el costo de la central, lo cual combinado con la energía solar resultante de las mejores condiciones de radiación del mundo, harán de EdT una opción de generación de energía limpia y abundante, a precios competitivos con centrales termoeléctricas.

* 375 hectáreas aisladas del suelo por medio de una membrana impermeable. Ubicadas a 600 metros de altura, cuentan con una capacidad equivalente al volumen de 22.000 piscinas olímpicas y la superficie de 500 canchas de fútbol.

¿Suben el agua del Mar 600 metros de altura?

Espejo de Tarapacá (EdT) – uno de los proyectos de infraestructura más innovadores a nivel mundial – consiste en una central hidráulica de bombeo de 300 MW que opera con agua de mar

1: El sistema EBJFB “Consistente en generar electricidad por medio del aprovechamiento de la fuerza del agua de una forma que antes nunca se ha realizado, por medio de desnivel creado por caudal forzado construido de material polímero.” Dentro de este cilindro se encuentra del mismo material polímero una sección que cubre todo el conducto de la pendiente en forma de espiral o rosca, por la misma se conducirá el caudal hasta la caja de hélice. En la caja de hélice se encuentra la turbina, puede ser de diferentes potencias, siendo la ideal para su rendimiento, la de potencia de 730 MW.

La turbina estará conectada con el generador, que se colocará a una distancia óptima a la turbina.

El transformador se unirá al generador y a la sala de controles, del mismo saldrán las conexiones al exterior y de estas conexiones a la red general de electricidad.

2: El sistema EBJFB “Consistente en generar electricidad por medio del aprovechamiento de la fuerza del agua de una forma que antes nunca se ha realizado, por medio de desnivel creado por caudal forzado construido tal y como se especifica en la reivindicación 1, podrá ser construido en puertos, ensenadas, bahías, cabos, mar abierto, ríos caudalosos o ríos poco caudalosos, lagos o lagunas.”

No comiencen las obras o van a perder toda la inversión por plagio.

Chile según ustedes será la única región del Planeta que va a tener Sol las 24 horas. ¿Cómo van a hacer eso?

¿Lo tienen patentado?

¿Van a tirar un cabo y van a mover el Sol?

El proyecto Cielos de Tarapacá́ (CdT) consiste en una planta solar fotovoltaica de 600 MW-AC con tecnología de tracking en un eje, que sigue al sol durante el día desde oriente a poniente. Su tamaño es tal, que si estuviese operativa durante el 2015 sería la planta solar más grande del mundo. El proyecto de 1.650 hectáreas se ubica en la localidad de Pintados, aproximadamente 60 kilómetros al sur de Iquique, en la Región de Tarapacá́.

Cielos de Tarapacá́ es el complemento de Espejo de Tarapacá́. Esta combinación dará́ origen, en el 2019, al primer sistema a gran escala en el mundo capaz de producir energía solar 24 horas al día los 7 días de la semana, compitiendo directamente y sin subsidios con centrales termoeléctricas.

Valhalla: Un proyecto que va con la naturaleza”

Andrés Pesce gerente de Inversiones y Empresas de Fundación Chile

La combinación entre nuevas formas de energías y nuevas formas de comunicación ha dado paso a transformaciones radicales de la sociedad. En la primera revolución industrial la energía a vapor habilitó la impresión de libros a escala industrial, diseminando el conocimiento, y en la segunda, la energía eléctrica impulsó medios como la radio y televisión. Hoy estamos viviendo una tercera revolución que combina las energías renovables con Internet como plataforma de comunicación multimodal.

A lo largo de estas olas de evolución la capacidad de las personas de sintonizar con los problemas globales ha crecido a medida que las interacciones entre las personas han pasado de unidireccionales a multidireccionales, y de locales a mundiales. Esto abre posibilidades para un desarrollo que sea financieramente viable, pero que no choque contra los equilibrios ecológicos y sociales. Citando al economista Jeremy Rifkin: “Hoy en día nos encontramos en la cima de otra convergencia histórica, en una tercera revolución industrial de la energía y la comunicación, que podría extender la sensibilidad empática a la propia biosfera y a toda la vida terrena. La revolución de Internet se está conjugando con la diseminación de las energías renovables, haciendo posible una economía sostenible que se gestiona localmente con vínculos en todo el mundo”.

Valhalla es un proyecto chileno que representa bien lo que puede pasar en esta tercera revolución industrial, rompiendo paradigmas a través de una idea simple aunque potente. Se trata de utilizar un reservorio de agua de mar como una gran batería hidráulica para dar viabilidad 24/7 a la energía solar. Valhalla será capaz de generar energía de forma competitiva, sin intermitencia y de forma limpia. El proyecto está siendo impulsado por un grupo de emprendedores que ha entendido bien la necesidad de una vinculación genuina con las comunidades locales y el entorno. Así, a modo de ilustración, es como la ingeniería del proyecto se apoya en las condiciones naturales del terreno -un farellón costero alto cerca del mar y concavidades naturales que reducen las obras civiles- para en vez de ir contra la naturaleza, “ir” con ella. Al enfoque local se suma una visión global y conexión con redes que apalancan financiamiento, conocimiento y tecnología. Fundación Chile no dudó en dar su apoyo a este proyecto hace ya varios años como un camino para tener mejor energía: no sólo más barata sino que más limpia, más estable y basada en nuestros recursos endémicos (sol, geografía y creatividad).

¿El fin de la era de los combustibles fósiles?

¿El fin de la era de los combustibles fósiles?

MFAEB

Ya he dicho muchas veces Mareomotriz es diferente a Hidroeléctrica Marítima.

No sean vivos como la Empresa Valhalla de Chile. Valhalla, no hable tanto, no se justifique tanto porque le puede salir la parodia muy, pero muy cara.

Ya sé que tienen abogados en su cooperativa y yo no. Pero ustedes tienen un punto ilegal y yo no.

¿Quién va a salir perdiendo?

Porque a nada que pueda, me voy a poner a registrar todas las naciones y los que empleen mi sistema, obtendrán sendos juicios.

¿Piensan que por estar ladrando, no voy a morder?

Por el refrán que dice: “Perro ladrador, poco mordedor”.

También existe otro refrán que dice: “El que avisa no es traidor”.

Y los estoy avisando demasiado. No piensen que me voy a conformar con los abogados que se pueden comprar a su antojo, voy a buscar los mejores abogados, los que no se casan ni con sus esposas.

¿Saben cuándo no voy a avisar?

Cuando tenga los abogados contratados. Les caeré para morderles la yugular y dejarlos fuera del mercado de la electricidad. Las tácticas de ciertas personas me han enseñado mucho y las deseo poner en práctica, pero mejoradas al 100%.

ESTÁN MÁS QUE ADVERTIDOS.

¿El fin de la era de los combustibles fósiles?

14 diciembre, 2015

El acuerdo alcanzado en París para frenar el calentamiento global, firmado por 195 países, apuesta a la sustitución de la energía convencional por la renovable, como solución estructural.

La Cumbre del Clima, realizada en la capital francesa, es un paso histórico trascendente para la humanidad, según la visión optimista del cónclave, ya que es un pronunciamiento inédito a favor de una economía baja en carbono.

El diagnóstico de fondo es que el drama del clima, que se refleja en una inquietante suba de la temperatura global del planeta, ha sido producido por el uso masivo de carbón, petróleo y gas como fuentes de energía.

La quema indiscriminada de combustibles fósiles por dos siglos, los comprendidos en la era industrial, ha expuesto a la humanidad al riesgo de sufrir mayores trastornos climáticos.

Casi todo lo que se ve, se toca o se siente ha sido cultivado, construido y/o transportado usando energía que viene de combustibles fósiles. Pero está bien documentado que el dióxido de carbono que genera esta matriz energética tiene un efecto invernadero.

El problema, por tanto, reside en las emisiones de gases producidas por el sistema industrial. Estos gases vienen alterando la atmósfera (a un ritmo diferente del natural que ha tenido por siglos).

Por este proceso la energía calórica que el planeta irradia hacia el espacio (luego de haber sido calentado por la radiación solar) sale más lentamente, con lo cual aumenta la temperatura terráquea.

Efectos del calentamiento son los deshielos en Groenlandia y la Antártida, mientras los glaciares y las capas de nieve que cubren el Ártico y el hemisferio norte se reducen sin parar.

Esto ha hecho aumentar el nivel de los océanos, al tiempo que hay que pensar que las masas heladas sirven como reguladoras de la temperatura de la Tierra.

El acuerdo alcanzado en París tiene como objetivo principal conseguir que el aumento de la temperatura media del planeta se quede “muy por debajo” de los 2°C con respecto a los niveles preindustriales.

Para que ese objetivo se consiga los países han convenido en restringir el uso de los combustibles fósiles. Se cree, así, que no hay manera de llegar a las emisiones cero de gases para mitad de siglo, si no se transforma de raíz el sistema energético, en favor de energías limpias, renovables y eficientes.

Este es el principal acuerdo alcanzado por la Cumbre de París, según Oscar Soria, un activista ambiental argentino que participó de ese cónclave, para quien la era de los combustibles fósiles empezó su tiempo de descuento.

“Si hace 20 años se discutía si el cambio climático era real o no, o cuanto realmente afecta, ahora lo que se discute es cómo salimos de la era de los combustibles fósiles y diseñamos un modelo 100% limpio para las próximas generaciones”, resumió.

Para Jennifer Morgan, del World Resources Institute, el acuerdo de París marca un auténtico hito porque “acelera la transición energética, que ya es un avance considerable”.

Cabe consignar que Argentina tiene un potencial enorme para las energías renovables, gracias a la bondad de su geografía. Tiene sol abundante (sobre todo en el noroeste) para la energía solar, mientras que los vientos constantes y fuertes en el sur abren posibilidades a la energía eólica.

En la zona cordillerana posee una gran cantidad de sitios para desarrollar la energía geotérmica. Al tiempo que cuenta con una costa marítima larga para aprovechar la energía mareomotriz.