Nicaragua Firman acuerdo para impulsar energía geotérmica

http://energialimpiaparatodos.com/2015/09/09/8239/

La explotación de la energía geotérmica tiene un alto potencial en Nicaragua, empresas canadienses y de Islandia están apostando fuerte por la energía de los volcanes en este país centroamericano. Energía Limpia XXI destaca que la empresa Polaris Infraestructure con sede en Toronto y dedicada a la operación, adquisición y el desarrollo de proyectos de energía renovable en América Latina, anunció esta semana que su subsidiaria Polaris Energy Nicaragua SA (“PENSA”), suscribió un acuerdo de servicios de plataforma con la firma Iceland Drilling Company de Islandia.

El Acuerdo de Servicios incluye la perforación de dos nuevos pozos de producción y el desarrollo de cuatro pozos de inyección existentes, con la opción de un tercer nuevo pozo de producción en la central San Jacinto-Tizate, propiedad y operado por PENSA.
Estudios del Ministerio de Energía y Minas de Nicaragua destacan que en este pais existen al menos 10 sitios con gran potencial para generar energía geotérmica con cifras cercanas a 1500 y 2000MW.

Islandia perforación tiene una larga historia en la industria de la perforación de pozos geotérmicos, desde su fundación en 1945, y aporta su experiencia de perforación a gran escala, con más de 180 pozos perforados en los últimos 10 años en toda Islandia, Nueva Zelanda, Indonesia y otros países. Iceland Drilling trabajará en estrecha colaboración con el equipo de PENSA, liderado por el Gerente de Perforación.

MFAEB

ANALISIS DE CONFERENCIA SOBRE CAMBIO CLIMATICO REALIZADO EN COPENHAGUE

 

El objetivo de esta conferencia, era “la conclusión de un acuerdo jurídicamente vinculante sobre el clima, válido en todo el mundo, que se aplica a partir de 2012”.

El objetivo final pretendido era la reducción mundial de las emisiones de CO2 en al menos un 50% en 2050 respecto a 1990, y para conseguirlo los países debían de marcarse objetivos intermedios. Así, los países industrializados deberían reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 25% y un 40%, respecto a los niveles de 1990 en el año 2020 y deberían alcanzar una reducción entre el 80% y el 95% para 2050.

En esta cumbre se reunieron expertos en medio ambiente, ministros o jefes de estado y organizaciones no gubernamentales de los 192 países miembros de la CMNUCC. Esta fue la conferencia que debía preparar el período post-Kioto.

Entendiendo lo anterior y entrando en materia en esta cumbre se planteo una visión optimista en cuanto a que ya se contemplan soluciones a la crisis del clima. Y se concluyo que lo que necesitan el planeta es un cambio o transición justa y sostenible de nuestras sociedades a un modelo que garantice el derecho a la vida y la dignidad de todas las personas, y de como resultado un planeta más fértil y una calidad de vida más plena para las generaciones presentes y futuras.

Los pueblos, las comunidades y todas las organizaciones participantes en Copenhague, han llamado a todas las personas, organizaciones, gobiernos e instituciones, incluidas las Naciones Unidas, para que contribuyan a esta transición necesaria. Esta acción se asume en su complejidad ya que la crisis actual reviste aspectos económicos, sociales, ambientales, geopolíticos e ideológicos que se afectan y se fortalecen mutuamente, y que potencian la crisis del clima. Por este motivo se ha hecho un llamado urgente para asumir una serie de acciones sobre el clima, de acuerdo a esto se estipulo:

1. Abandonar completamente los combustibles fósiles en los próximos 30 años, exigiendo una reducción inmediata en las emisiones de gases de efecto invernadero de los países industrializados, como mínimo, un 40% en comparación con los niveles de 1990 para el año 2020.

2. Reconocer, pagar y compensar la deuda climática por el consumo excesivo del espacio atmosférico y los efectos negativos del cambio climático sobre los pueblos y poblaciones afectados.

3. Rechazar las falsas y peligrosas soluciones orientadas al mercado y centradas en la tecnología que proponen muchas compañías transnacionales. Entre ellas, la energía nuclear, los agros combustibles, la captura y el almacenamiento del carbono, los Mecanismos de Desarrollo Limpio, el biochar, los cultivos transgénicos “climate ready”, la geoingeniería y la reducción de emisiones a través de la deforestación y de la degradación de los bosques (REDD) definida en la CMNUCC, que agravan los conflictos sociales y medioambientales.

4. Brindar soluciones reales a la crisis climática basada en el uso seguro, limpio, renovable y sostenible de los recursos naturales, y la transición a la soberanía alimentaria, energética, sobre la tierra y las aguas.

5. De igual manera se exigió que la CDP15 llegue a un acuerdo que inicie la recuperación del equilibrio ambiental, social económico del planeta con medios que sean sostenibles e igualitarios ambiental, social y económicamente, y que finalmente culmine en un tratado jurídicamente vinculante.

6. De igual manera los impactos negativos del cambio climático causado por el hombre producen graves violaciones de los derechos humanos. Las naciones tienen la obligación de cooperar en el ámbito internacional para garantizar el respeto de los derechos humanos en todo el mundo, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

7. Cualquier acuerdo específico sobre el cambio climático debe entenderse en el contexto más amplio de lograr una transición sostenible de nuestras sociedades.

8. Los pueblos y organizaciones que participaron en Copenhague, se trazaron un compromiso pleno y activo por esta transición, que exige cambiar fundamentalmente las estructuras sociales, políticas y económicas, y corregir las desigualdades e injusticias por motivo de género, clase, raza, generación o grupo étnico. Para ello hay que restaurar la soberanía democrática de nuestras comunidades locales, como unidad social, política y económica básica.

9. La propiedad, el control y el acceso local y democrático de los recursos naturales forma la base de un desarrollo significativo y sostenible de las comunidades, al tiempo que reduce la emisión de gases de efecto invernadero.

10. También son necesarios acuerdos regionales e internacionales de cooperación más sólidos para gestionar recursos comunes y compartidos, y una ONU más fuerte y democrática.

11. Se hizo un llamado a todos los afectados, personas, movimientos sociales, organizaciones culturales, políticas y económicas para que se unan con la construcción de un movimiento fuerte y global, que promueva las visiones y demandas de los pueblos en todos los niveles de la sociedad. Juntos, se puede propiciar una transición mundial hacia un futuro sostenible.

Los tratados son para cumplirlos y cuando realizamos una conferencia mundial y de ella salen unos puntos que se presume que son definitivos, se tienen que cumplir, puesto que presumiblemente ya se han realizado los puntos anteriormente mencionados que son: Observación y valoración.

Me estoy refiriendo y haciendo hincapié en el punto 3

3. Rechazar las falsas y peligrosas soluciones orientadas al mercado y centradas en la tecnología que proponen muchas compañías transnacionales. Entre ellas, la energía nuclear, los agros combustibles, la captura y el almacenamiento del carbono, los Mecanismos de Desarrollo Limpio, el biochar, los cultivos transgénicos “climate ready”, la geoingeniería y la reducción de emisiones a través de la deforestación y de la degradación de los bosques (REDD) definida en la CMNUCC, que agravan los conflictos sociales y medioambientales.

¿Hasta cuándo vamos a seguir incumpliendo los acuerdos?