Analizando el año 2015 de MFAEB

Analizando el año 2015 de MFAEB

Mi nombre para los que no me conozcan es Manuel Falque Armada

Nací en San Sebastián o Donostia o La Bella Easo en el año 1960.

Soy en dueño de la patente Hidroeléctrica Marítima y presidente de MFAEB.

Hoy, al ser un día de descanso he pensado en analizar lo que pasó en este año pasado, peor no piensen que voy a analizar lo que pasó en política, en el Planeta o en mi vida, analizaré lo que pasó con MFAEB. Lo que he hecho, lo que he logrado y lo que quería lograr.

Comenzaré por lo que he hecho.

Comuniqué en persona a las embajadas con sede en Uruguay, todo mi proyecto.

Argentina, Chile, México, Estados Unidos de América, Canadá y China, al consulado de Malta también me entrevisté con su Cónsul honorario, del cual me salí con muy mala impresión, como si fuera él el responsable de la energía de esa nación.

En la de Chile comuniqué que tienen un contrato con una empresa que es supuesto plagio de patente y bueno, esa es la labor que realicé en persona en cada una de ellas. Luego, después del fiasco que sentí, me dediqué a mandar correos electrónicos al resto de Embajadas.

Comencé a la fabricación del prototipo. Sin cálculos, sin aplicación de fórmulas y con prueba y errores, al final lo he tenido que modificar de tal forma que iluminé una lámpara tan solo con la mano.

Se habló con un abogado para planificar la denuncia a la empresa Valhalla, pero no sé si es miedo de entrar en un pleito internacional o por no tener poder o agallas, pero lo que sí sé es que llegué a ofrecer hasta el 95% de lo que se le saque al ganar el litigio y ni con esas. Es una tarea que la tengo pendiente para el futuro.

Visto de esta forma, me parece que he hecho poco, pero la realidad es que he dado los pasos que creo que tenía que dar, siguiendo el protocolo o sin seguir el protocolo, siempre he comunicado y ofertado lo que los gobiernos y el pueblo estaba pidiendo. Tal vez no tengo ni idea de cómo se tiene que presentar un proyecto o la forma de presentarles un proyecto.

¿A caso el cambio climático sigue esas formalidades?

Yo cuando pido algo o necesito algo, no me pongo a analizar de qué forma está puesto el escaparate, si cumple con las reglas del márquetin o no cumple. Si no cumple con una estética de márquetin, pero tienen lo que preciso, entro y lo compro. Al parecer los gobernantes piensan de esa forma tan hipócrita por mi forma de verlo.

¡Esperen que el cambio climático les mandara una presentación, un proyecto de la forma que va a actuar! Seguro que les han pedido autorización para subir la temperatura en 2 grados o para meterles un terremoto de escala 8 o les ha avisado la hora y el lugar para mandar una ola gigante pensando que les daría tiempo de mover a la gente del lugar.

Miren ustedes lo que se pide con miras al 2030, una energía limpia, sostenible e ilimitada que sustituya a los combustibles fósiles, se comprometen en rebajar hasta el 50% para esa fecha cuando con mi sistema se reduce hasta el 100% de ese combustible en la producción de energía. Pero como no cumplo con sus protocolos, con su forma de presentación, prefieren hacer oídos sordos. Cuando mueran más de 4 mil millones de seres vivos, entonces comenzarán a utilizar mi sistema.

Por eso el año pasado les hacía responsables de todas esas muertes a ustedes los gobernantes y más responsable a la organización u organizaciones que están manipuladas por una o varias familias, pero eso es tema de risa o burla. Sé que no les importa.

Pero bueno, no es mi problema y por lo tanto, vamos a seguir analizando el año pasado.

Lo que conseguí.

No me tengo que explayar mucho, lamentablemente se puede decir todo lo que conseguí con una sola palabra.

NADA. Sí no conseguí nada, pero si miro en mi interior, tengo que reconocer que ese resultado ya me lo estaba temiendo, por la soberbia que tienen muchas personas con poder, la prepotencia es su segundo apellido, siendo soberbia el primer apellido.

Lo que esperaba conseguir.

En este punto tengo que decir que podría estar escribiendo hasta que termine este año, con todos los sueños y logros que quería conseguir, pero de la forma que soy no les voy a dar esa letanía.

Soy de esas personas que parece que construyen castillos en el aire, pero eso está muy lejos de mi forma de ser.

Cuando hago planes a futuro, primero analizo mis posibilidades de conseguir lo que quiero.

Conseguir producir electricidad del mar. Conseguido.

Luego de eso, comienzo a construir lo que se puede sacar, los beneficios que se pueden obtener y por último los resultados.

Se podría reducir con que tengo los pies bien plantados en la tierra, pero mirando hacia arriba.

¿Podré conseguir este año lo que no conseguí el año pasado?

Solo el tiempo me dará esa respuesta.

Si lo consigo, seré la primera empresa que tenga en nómina más de 4 millones de trabajadores directos y ese será mi gran logro, mi gran ambición. De forma indirecta lo mismo hasta se duplica esa cantidad.

Ustedes seguro que piensan que no se puede conseguir, pero sé que sí se puede y lo que no voy a hacer es dar todos los pasos para conseguirlo.

Al negarme, ustedes lo que están haciendo es negarles a todos esos trabajadores la posibilidad de tener un trabajo fijo, con un sueldo del doble del que se paga; creo, que en Suecia es la nación que más alto tiene el sueldo.

Al negar mi sistema, lo que están haciendo es negar a la humanidad la posibilidad de limpiar este planeta y por lo tanto les están negando la posibilidad de sobrevivir.

Al negar mi sistema están negando la entrada al progreso, a la innovación y a la investigación progresista. Ustedes que se creen tan progresistas, al parecer son decadentes, protectores de la barbarie, preocupados por su capitalismo y su sistema caduco, antisocial, con falsas promesas y falsas expectativas para un futuro inmediato.

Al negar mi sistema, lo que hacen es promover el caos, la aniquilación y la protección de sus intereses, cuando lo contrario sería progreso en los intereses del pueblo y bienestar para el pueblo, ese pueblo que tanto los partidos democráticos, como los gobiernos populistas tanto defienden y tanto protegen.

Resumiendo y terminando. Todo lo que ustedes hablan y prometen son promesas falsas basadas en sistemas ineficaces, inestables e ilógicos. Con ese pensamiento, ¿Qué puedo esperar yo de ustedes?

Yo no seré gran elocuente, entreverado en palabras y con pensamientos no muy concisos, pero mis promesas se basan en realidades eficaces, en realidades sostenibles y por sobre todas las cosas en realidades ilimitadas, hasta el punto que se me plagia y se admite el plagio, se contrata al plagio y se premia el plagio.

Ya lo dice un tango: “El que no afana, es un gil”