La patronal eléctrica releva a su presidente Eduardo Montes

Marina Serrano presidirá Unesa para “para adaptarse al nuevo contexto”

MIGUEL ÁNGEL NOCEDA

Madrid 16 OCT 2017 – 21:09        CEST

La Junta Directiva de la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA) ha acordado hoy por unanimidad la puesta en marcha de “un plan de renovación integral” con el objetivo de reforzar su papel ante las prioridades y necesidades actuales del sector eléctrico español. La principal consecuencia es la sustitución del presidente, Eduardo Montes, cuyo cargo pasa a ser ocupado por Marina Serrano, hasta ahora responsable del departamento jurídico de la patronal. Montes llevaba en la organización siete años en los que ha cumplido las directrices de las eléctricas en el proceso de transición que supuso la crisis y el cambio regulatorio aplicado por el Gobierno.

Sin embargo, no responde al modelo que quieren ahora las compañías para la nueva etapa. La patronal, que fue una de las poderosas en las etapas pasadas, está ahora integrada por las cinco eléctricas tradicionales (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, Viesgo y EDP) y ha perdido mucho del peso que tuvo en otros tiempos, algunos no tan lejanos. Gran parte de esa pérdida de influencia ha ido en paralelo con la entrada de nuevas tecnologías al sector, como las energías renovables.

Precisamente, tras el largo periodo de Montes, la asociación emprende ahora una nueva etapa en un contexto muy diferente, “marcado por la transición energética hacia un sistema descarbonizado, la creciente competencia en el mercado eléctrico y la necesidad de renovar la definición de sus actuaciones para adaptarlas a este nuevo contexto”, factores que han conducido al relevo en su Presidencia.

De acuerdo con los nuevos planes, Unesa centrará sus actuaciones de manera prioritaria en temas de carácter regulatorio y en aspectos relacionados con la distribución eléctrica. Además, “reforzará su compromiso con la transición energética y con la implantación de un sistema energético más limpio y eficiente, y potenciará tanto sus relaciones con otros agentes interesados como las posibilidades de abrirse a nuevos miembros que tienen un papel relevante en el contexto eléctrico actual, impulsando así la función de la asociación como plataforma de debate entre los principales agentes del sector”.

Amplia experiencia

Marina Serrano es licenciada en Derecho y Premio Extraordinario fin de Carrera por la Universidad de Zaragoza, licenciada en Filosofía y Letras, y diplomada por el Centro de Estudios Constitucionales. En 1982, ingresó en el cuerpo de Abogados del Estado y en 2014, se incorporó al despacho de abogados Pérez-Llorca. Es, asimismo, miembro del consejo de administración de Abertis Infraestructuras.

Especializada en Derecho de la Energía, ha dedicado gran parte de su carrera al sector energético, en el que ha desempeñado cargos de gran relevancia, en especial como consejera y secretaria tanto del Consejo de la Comisión Nacional de Energía, como de la anterior Comisión del Sistema Eléctrico Nacional. Además, ha sido secretaria del Consejo de Administración de Red Eléctrica de España.

Marina Serrano ha sido también secretaria del Consejo de Administración de Sociedad Bilbao Gas Hub, S.A., vicepresidenta primera de ARIAE (Asociación de Reguladores Iberoamericanos de Energía) y directora general de Patrimonio del Estado. También ha formado parte de los Consejos de Administración de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, y de Patrimonio Nacional, entre otros cargos.

La nueva presidenta de Unesa afirmó este lunes, tras su nombramiento, que “es para mí un gran honor asumir este reto en un momento en el que el sector energético necesita afrontar retos muy importantes y en el que es ineludible avanzar en la transición energética hacia un sistema plenamente descarbonizado, para lo cual es imprescindible contar con un adecuado marco regulatorio. Estoy convencida de la necesidad de impulsar y propiciar un entorno que favorezca una clara mejora de nuestra eficiencia energética y que contribuya positivamente a la mayor competitividad de las empresas eléctricas”.