Diplomacia nuclear la expansión sin freno de China enciende alarmas

Las empresas estatales chinas ligadas al desarrollo atómico construyen plantas y reactores en distintos puntos del mundo; el régimen las usa para fortalecer su influencia, pero hay dudas sobre su seguridad

Por Santiago Villa |

PEKÍN.- Una periodista y su camarógrafo descubren que una compañía intenta ocultar el peligro generado por fallas en el reactor de su planta nuclear. Sin embargo, el ingeniero de la planta, que respaldaría la denuncia con su testimonio, es asesinado antes de revelar la verdad.

Este es el argumento de El síndrome de China (1979), una de las películas que más conciencia generaron sobre los peligros de la energía nuclear. El título alude a la descripción que el ingeniero hizo del peor desenlace posible en un desastre nuclear: que el reactor se caliente a una temperatura tan alta que derrita la corteza de la tierra y atraviese verticalmente el planeta, hasta llegar a China. Ahora, 35 años más tarde, para los escépticos de la energía nuclear el peligro no es que los reactores lleguen hasta China, sino que provengan de ese país.

En la última década, el programa nuclear chino ha tenido una expansión sin precedente. Según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), de las 69 plantas que se están construyendo en el mundo, 25 se hacen en China por sus empresas estatales: la China General Nuclear Power Group (CGN), la State Nuclear Power Technology Corporation (Snptc) y la China National Nuclear Corporation (CNNC).

Los temores por los efectos de la expansión internacional de la tecnología china provienen que el país quiere abarcar más de lo que puede. El diario hongkonés South China Morning Post reveló en octubre de 2013 que en una conferencia sobre energía limpia en Macao un veterano de la industria dijo: “Nuestros líderes han hecho de la seguridad nuclear una alta prioridad, pero las compañías que ejecutan los proyectos no parecen entender esto al mismo nivel”. Se trataba de Li Yulun, ex vicepresidente de CNNC, la misma empresa que va a desarrollar los reactores nucleares en la Argentina.

CNNC, la empresa nuclear más antigua de China, desarrolló la primera bomba atómica, la primera bomba de hidrógeno y el primer submarino nuclear de China, durante la Guerra Fría, con tecnología facilitada por la Unión Soviética. La institución, creada por Mao en 1955, construyó el primer reactor nuclear a comienzos de la década de 1980.

Sin embargo, fue la apertura del reactor de Daya Bay en 1993, en cooperación con Francia, que hizo de este país el principal socio nuclear de China en el mundo desarrollado. Desde entonces, China ha profundizado la cooperación internacional de tecnología, recursos naturales e información con más de 40 países, entre ellos Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y Japón.

“Hubo mucha cooperación internacional -dijo Jonathan Cobb, de la Asociación Nuclear Mundial-. Cuando hay cooperación, sin importar en qué parte del mundo, uno tiende a tener las mejores prácticas de las organizaciones de las que va a aprender.”

BÚSQUEDA DE MERCADOS

Fue sobre esta base que China desencadenó una diplomacia nuclear que actualmente está en un auge histórico. La construcción de la primera planta fuera de sus fronteras fue en 1991, la Chasma 1, una planta de 300 megavatios (MW), en Paquistán. La obra terminó en 2000, y desde entones la relación con este país se ha profundizado. El pasado 9 de febrero Pekín confirmó que desarrollará allí seis reactores.

China ha demostrado un profundo interés en expandir su tecnología dentro del mundo en desarrollo, en especial durante los últimos tres años. Aunque no ha logrado concretar un acuerdo con Brasil -en 2013 trasladó a Río de Janeiro su oficina para América latina de la Snptc-, en diciembre firmó un acuerdo con Sudáfrica para desarrollar una nueva planta nuclear; en Rumania, la CGN construirá los reactores Cernavoda 3 y 4, con una inversión de 6500 millones de euros, y en Turquía, la Snptc desarrollará un reactor nuclear con Elektrik Uretim AS, una empresa estadounidense.

En el mundo desarrollado, CGN y CNNC se han aliado con la estatal francesa EDF para desarrollar dos reactores nucleares en Gran Bretaña, con una inversión de aproximadamente 20.000 millones de dólares.

“Es un momento muy emocionante para la industria nuclear de China. Hay un compromiso claro para expandir el uso de la energía nuclear”, dijo Cobb. “Los estándares de las corporaciones chinas son altos y salen bien librados cuando se comparan con otros proveedores nucleares.”

Las preguntas en torno de la seguridad de los proyectos chinos, sin embargo, han vuelto a surgir desde el año pasado a causa de las quejas de sus socios franceses. La empresa estatal nuclear francesa Electricité de France desarrolla con CGN una planta en Taishan, cerca de Hong Kong. Según denunció en febrero de 2014 ante el Parlamento de su país Phillippe Jamet, uno de los supervisores de seguridad nuclear de Francia, “la colaboración [con China] no es del nivel que queremos que sea”.

Gordon Chang, analista de Forbes, ha llegado a preguntarse si China no exportará el próximo Chernobyl.

“Estoy en desacuerdo -dijo Cobb-. Los estándares nucleares son estrictos, así no sean internacionales, son los que se aplican en todo el mundo y están vigilados por la cooperación internacional.”

China también es optimista. El diario oficial chino People’s Daily publicó el 12 de este mes: “El reciente acuerdo con la Argentina ha abierto las puertas a los mercados extranjeros. Luego de décadas de desarrollo, el poder nuclear de China ha acumulado una destacada experiencia operacional y una aceptación en el mercado. «Volverse global» se ha convertido en una estrategia nacional”.

PEKÍN, EL NUEVO JUGADOR EN UN MERCADO ELITISTA

3

Empresas

Son las que constituyen los pilares del desarrollo nuclear chino: China General Nuclear Power Group (CGN), State Nuclear Power Technology Corporation (Snptc) y la China National Nuclear Corporation (CNNC)

25

Plantas nucleares

De un total de 69 que se están construyendo en el mundo, 25 tienen lugar en China

40

Países

Mantienen cooperación con Pekín en tecnología, recursos naturales e información, entre ellos Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y Japón

 

60

Años

Tiene en actividad el programa nuclear civil chino, que comenzó con la creación en 1955 de CNNC, la empresa fundada por Mao.

MFAEB

Si se piensan que en Japón, Francia y todas las naciones que tienen plantas nucleares no les pasa lo mismo que a China es que están ustedes mirando a otro lado.

No me extraña, porque escuchan a unos estudiantes lo que dicen… ¿Ustedes los han leído?

Emplear el agua de la lluvia para mover una turbina… ¿Es de juguete la turbina?

Emplear el agua de la lluvia para mover una turbina, pero si ya tenemos las hidroeléctricas fluviales, que se alimentan del agua de la lluvia, los deshielos y de las aguas subterráneas.

La embajada de china fue muy clara al decirme que no le interesaba mi proyecto.

A ninguna nación le interesa mi proyecto, a ninguna empresa le interesa mi proyecto, pero la empresa Valhalla Energía es la primera empresa que me ha copiado la idea, de forma absurda y eso lo tendré que defender en los tribunales, por eso no se lo voy a contar.

Dentro de unos años todos los que no estaban interesados, estarán poniendo mi sistema, con nombres de Batman II, Rebuzno V4, HDP 1.900, pero eso será en el futuro, en el presente no les interesa.

MFAEB puede interesar en la actualidad por sus beneficios rentables; el 24% anual.

MFAEB puede interesar por su sostenibilidad; el agua de la mar de forma ilimitada.

MFAEB puede interesar por su larga permanencia en el mercado eléctrico que será como mínimo de 20 años.

MFAEB puede interesar por la cantidad de empleo que proporcionará.

MFAEB puede interesar por ser el único sistema que es efectivo, sostenible e ilimitado.

Invertir en MFAEB es mirar al futuro con seguridad.